lunes, 18 de junio de 2012

El litio podría convertirse, si lo quisieran, en el nuevo sueldo de Chile.


Por Tito Carreño
Para Prensa Gráfica Callejera
                                                     
                                                                 El Litio, la energía del futuro



El gobierno de Chile a tomado la decisión de licitar el derecho de explotación del Litio en un equivalente a 100.000 toneladas metálicas durante 20 años. Esta decisión a generado críticas desde varios sectores, quienes usan como argumento el que se dará una situación similar a la que sucede con el cobre: una industria dominada por capitales extranjeros. Chile es el mayor productor mundial de litio, con 43% de las reservas mundiales, seguido por Australia (23%), China (14%) y Argentina (14%). Dada la importancia que a futuro reviste este mineral, su sola presencia debería determinar la evolución de los acontecimientos políticos y económicos de los países que lo poseen.

Para mejor comprender lo anterior, debemos entender o conocer la importancia de este mineral, empezando por citar que este elemento químico, considerado el elemento sólido más ligero, es el principal componente de las baterías de Litio, las que a partir del año 2010 se han convertido en el método principal para reemplazar a los contaminantes y no renovables combustibles fósiles. Además el Litio se usa como estabilizador del ánimo, en el área médica. Sus derivados se utilizan en áreas tan disímiles como la construcción aeronáutica (telescopios), en el sistema de aireación de naves espaciales y submarinos y aplicaciones nucleares.


Se alzan las voces en contra del proyecto de su licitación por privados.