domingo, 15 de abril de 2012

Las emociones a flor de piel en el concierto en "Un Canto para no olvidar"

Una actividad marcada, para el no olvido y "Un canto para no olvidar" cumplió su objetivo, en donde más de 15 mil almas comenzaron a reunirse a eso de las 18 horas, quienes entraban con cintillos y banderas, invitándose así a una jornada llena de memoria, con más de 10 artistas puestos en escena; dentro de ellos estuvieron: Los pata'a e cumbia, Javiera Parra & los imposibles, La mano ajena, Anita Tijoux. 
Camila Moreno logró acaparar la atención del público, quien también acompaño en la presentación de la banda Secret Chiefs y la Colombiana Andrea Echeverri. 
En la presentación de los Inti-Illimani histórico también  invitaron al escenario a Elizabeth Morris y a la actriz Francisca Gavilán. 
Quilapayún también se sumo a ésta hermosa jornada quienes hicieron cantar a las cerca de 15 mil almas, que coreaban a dúo "El pueblo unido, jamas será vencido". 
En la intervención la coordinadora del sitio de memoria y derechos humanos del estadio nacional Wally Kunstmann, quien dio un emotivo discurso cuyo mensaje fue directamente a los jóvenes "Porque ustedes, no pueden dejar que esto vuelva a ocurrir" indicó. Y de quien relato la triste historia que fueron testigo los miles de personas que pasaron por el coliseo deportivo y sus alrededores, sitios puestos en el golpe de estado como un centro más de concentración y tortura. El homenaje de Wally a las miles de personas que pasaron por el Estadio Nacional y de quienes muchos de ellos no volvieron a ver jamas. 
En dicha instancia, no se podía dejar atrás el homenaje a quien fuera en dictadura Presidenta de la Agrupación de Detenidos y Desaparecidos, Viviana Díaz, ésta luchadora incansable y constante desde aquella época tan oscura para la gran mayoría de los chilenos. Viviana Díaz recibió un ramo de flores y el reconocimiento a la defensa y promoción de los derechos humanos y a la memoria histórica. Viviana Díaz el pasado 28 de marzo obtuvo el reconocimiento por parte del Instituto de Derechos Humanos, por ésta gran labor. 
Sol y Lluvia hizo lo suyo en el velodromo del estadio, donde los asistentes en su mayoría jóvenes, cantaban y saltaban "El que no salta es Sebastián" y "Adios general, adios Sebastián" aludiendo al pronto termino del gobierno de Sebastian Piñera. 


Dos hermanos argentinos también se hicieron presentes en el escenario del velodromo, primero lo fue Pedro Aznar, quien abrió su presentación recordando el canto libre del asesinado por la dictadura militar Victor Jara y quien también indicó "Estamos hoy aquí para celebrar la vida y para que esto no ocurra nunca más".

Victor Heredia, logró la mayor expectación del público, quienes cantaron "Sobreviviendo" junto a otros temas, Horacio Durán el integrante de Inti-Illimani histórico acompaño en la hermosa melodía del tema "Alelí", y el público también acompañaba en el canto. 
Los actores conscientes y consecuentes también se hicieron presentes en "Un canto para no olvidar", y que comenzó con la animación del actor Alejandro Trejo, Néstor Cantillana, Loreto Aravena (Actriz emblemática por su caracterización en Claudia Herrera, la exitosa serie de "Los 80"), terminando con la actriz Ximena Rivas y el director artístico del evento también fue uno de su gremio: Patricio Pimienta.
Eran cerca de la 1 de la madrugada y para el cierre se esperaba la presentación de Los Chancho en piedra, Pablo Ilabaca, la actuación de Florcita Motuda y quien se sumaría el ex Tiro de Gracia Juan Sativo. 
El evento fue convocado por la organización de ex prisionero políticos del estadio nacional y la organización de derechos humanos del mismo, cuya finalidad es de recaudar fondos para el proyecto del memorial que ya se sitúa en el coliseo del estadio. Cuyas visitas guiadas son los días sábados desde las 10 am, hasta las 12 horas, visitas impregnadas en las paredes del estadio por aquellos tantos de miles que sufrieron las torturas y vejámenes, por el solo hecho de pensar distinto.






Cabe señalar que el Velódromo fue utilizado como centro de tortura durante la dictadura militar, en el llamado campo de concentración del Estadio Nacional. 
Un canto para no olvidar es el acto para no olvidar que éste fue un recinto de prisioneros políticos, los cuales eran sujeto a los llamados "tratamiento intensivo", en donde miles de personas fueron brutalmente torturadas.
El testimonio de uno de los presos que estuvo en el Velódromo señala: “una vez introducidos en las cámaras de tortura del Velódromo, ubicadas en los distintos camarines y particularmente en dos lugares, los denominados Caracol, Caracol Norte y Caracol Sur, se nos desnudaba, se nos vedaba la vista y comenzaba el tratamiento que consistía en una ininterrumpida sesión de patadas en los testículos, riñones y en el estomago a cargo de soldados que se turnaban en esta faena. Como eso no bastaba, se nos amarraba de pies y manos por detrás de la espalda y se nos colgaba de una roldana. Estando en esta posición, seguían los golpes y las aplicaciones de energía eléctrica en la lengua, órganos genitales, en los oídos y sienes...  Fui sometido a este tratamiento interrumpidamente durante 27 días. El mas corto duró 20 minutos, el mas prolongado 7 horas.... Por cierto, mi caso no es un caso aislado..”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada